¿Realmente se deberán declarar al SAT los depósitos de 5 mil pesos a partir de junio?

A partir de hoy primero de junio de 2020, entra en vigor la sección III de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, la cual regula los ingresos por la enajenación de bienes o la prestación de servicios a través de Internet, mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares.

Pero, ¿qué quiere decir esto realmente?

En diversos medios de información se ha señalado que a partir del día 1 de junio se tendrán que enterar al Servicio de Administración Tributaria (SAT), todos los depósitos que sean iguales o superiores a 5 mil pesos, sin embargo, dicha declaración es completamente falsa y errónea.

Esto, ya que a partir del mes de junio de 2020, comenzará el pago de impuesto sobre la Renta (ISR) así como al Impuesto al Valor Agregado (IVA) por enajenación de bienes o prestación de servicios a través de plataformas tecnológicas, es decir, la fiscalización que comenzara a partir de junio de 2020, corresponde únicamente a personas morales o físicas que reciban ingresos por otorgar un bien o servicio mediante plataformas digitales.

Así entonces, si no recibes ingresos por otorgar algún bien o servicio a través de plataformas digitales, las disposiciones que entran en vigor no serán aplicables para ti.

Un ejemplo de qué personas o empresas tendrán que comenzar a aplicar las nuevas disposiciones fiscales, son empresas como Netflix, Amazon y Google, así como personas que otorguen servicios mediante plataformas como Uber, DIDI o Rappi, por mencionar algunas.

Es importante indicar, que la ley establece que se consideran como servicios digitales cuando éstos se proporcionen mediante aplicaciones o contenidos en formato digital a través de Internet u otra red, fundamentalmente automatizados, pudiendo o no requerir una intervención humana mínima, siempre que por los servicios mencionados se cobre una contraprestación.

Así mismo, establece la ley que se deberán cubrir los correspondientes impuestos generados aún y cuando los servicios o bienes sean prestados por residentes en el extranjero sin establecimiento en México, siempre y cuando el servicio se preste en territorio nacional o cuando el receptor del servicio se encuentre en dicho territorio.

No obstante, por si aún tienes alguna duda respecto a qué se considera como servicio digital, te informamos que podrás encontrarlos descritos con más claridad en los artículos 18-B, 18-C, 18-D, 18-E, 18-F, 18-G, 18-H y 18-I, y una Sección II “De los servicios digitales de intermediación entre terceros” que comprende los artículos 18- J, 18-K, 18-L y 18-M, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

Como punto importante, te advertimos que si eres usuario de alguna de estas plataformas digitales, a partir del 1 de junio de 2020, se te trasladara el IVA correspondiente a tu erogación, lo cual podría significar un aumento en el precio de tus servicios.

Finalmente, te invitamos a que si eres una persona física o moral que presta servicios digitales, te acerques a expertos para que te ayuden a entender estas nuevas disposiciones, así como para establecer medidas que ayuden a disminuir el impacto de estas nuevas reglas fiscales.

Jurídico Especializado Arteaga.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *